A veces, una empresa necesita diferenciarse y provocar un mayor impacto visual en su potencial cliente. Para ello no hay nada cómo realizar una campaña personalizada. Para el pomming, los folletos publicitarios llevan un troquel especial que permite que sean colocados en el pomo de cada puerta. De esta manera, nuestros repartidores de publicidad pueden dejar un folleto en cada puerta individual.

Esta acción de marketing directo está orientada a los accesos de las viviendas particulares, lo que permite llegar directamente a la puerta de acceso y conseguir un mayor impacto visual en el cliente potencial.

Este tipo de campañas personalizadas suelen ir asociadas a promociones de productos relacionados con la vivienda. Por ejemplo seguros de hogar, o personales, operadores de teléfono, compras a domicilio, etc. La campaña se realiza única y exclusivamente en las puertas de acceso a la vivienda, evitando las viviendas unifamiliares y dejar los folletos en los buzones.